En nuestro trabajo, a pesar de ser principalmente artesanal, nunca damos la espalda a las nuevas tecnologías, como el uso de guillotinas, cizallas, prensas, ordenadores y maquinaria para grabar los textos, que nos ayudan a mejorar el resultado.